La independencia del Poder Judicial de lapsus en lapsus

Director clínic y psicoterapeuta de la Unitat de Psicologia i Psiquiatria del Consultori Mèdic Carbonés de Sant Vicenç dels Horts
Contacta l'autor

Actualizat: Dc, 11/04/2018 - 10:30am

En la edición del mediodía del telenoticias de TV3 de ayer (09/04/2018), descubro dos lapsus linguae sensacionales y llenos de significado que hubieran hecho las delicias del mismísimo Freud.

Ambos se han producido en el acto solemne que ha tenido lugar en la Escuela Judicial de Barcelona. El primero ha ido a cargo del rey Felipe VI que en un discurso que ensalzaba la independencia de los jueces, cuando pretendía decir: El juez que “forma” esta Escuela… ha acabado diciendo el Juez que “deforma” esta Escuela. En cuanto se ha dado cuenta, tras unos instantes de perplejidad, ha corregido su lapsus, pero ya estaba dicho.

El segundo y en la misma línea, lo ha firmado la directora de la Escuela y esposa del juez Pablo Llarena. Transcribo literalmente, porque es fabuloso ver como arrastra el lapsus durante todo el párrafo hasta acabar tropezando al final: “El juez independiente es el que determina la decisión jun… (cuando quiere decir "justa", no le sale y se traba) justa, desde el derecho vigente sin permitir que se proyecte la idea de que factores ajenos a lo jurídi…(de nuevo se atasca, se equivoca de palabra, definitivamente parece que la palabra-idea “justo” por alguna razón, se le resiste ) … a lo justo puedan influir en su decisión…”

Es muy interesante y divertido comprobar, como en un discurso y en un acto especialmente pensado para afirmar y ejemplificar la justicia y la independencia del Poder Judicial  (claramente en entredicho, sobre todo desde el reciente pronunciamiento de los tribunales alemanes), finalmente, el mensaje que se acaba filtrando, revela justo lo contrario. Y es que a veces, cuando queremos decir otra cosa, el inconsciente nos traiciona y se nos escapa la verdad por la boca.