Tan cerca pero tan lejos

Analista político
Contacta l'autor

Actualizat: Dm, 11/03/2014 - 10:12pm

Hace ya algunas fechas leí un publirreportaje sobre nuestro alcalde, Oriol Junqueras, en un medio escrito de gran difusión. Lo llamo “publirreportaje” ya que el artículo, entrevista o lo que fuera, carecía de las más elementales reglas de la objetividad y tenía como único objeto el enaltecimiento de la figura del alcalde al que calificaba, a través del texto y nueve fotos, como “un político de proximidad”. El motivo de esta supuesta cercanía es porque le promete a un niño de siete años que intentará volver a poner un columpio donde antes lo había.

Cuando se pretende mostrar un retrato de una persona o personaje público de forma imparcial y ecuánime, lo lógico, normal y lo que te enseñan en primero de periodismo, es consultar con varias fuentes. Varias fuentes que pertenezcan, además, a distintos colores políticos y estratos sociales. De forma contraria se caerá irremediablemente en la arbitrariedad, parcialidad y subjetividad.

Por tanto, aparte de mostrar interés por lo que opinan del alcalde un par de amigos de una asociación en particular, se podría preguntar, por poner un ejemplo, a los funcionarios del ayuntamiento. Se podría mostrar interés por cómo se sienten tratados ellos por este político de proximidad. Sin ir más lejos, podría preguntarse a la Policía Local por su relación son el Sr. Junqueras en vista del conflicto laboral que vive este colectivo desde hace ya demasiado tiempo.

No voy a entrar a valorar punto por punto las reivindicaciones de este y otros colectivos de empleados municipales -no son solo los policías los que tienen problemas- pero en cualquier caso no creo que desde el Equipo de Gobierno, con el alcalde a la cabeza, se esté actuando con proximidad o cercanía al tratar estos asuntos a través de notas públicas intentando poner a los pies de los caballos a los propios empleados municipales al más puro estilo “Sálvame”.

Desde la Junta de Personal ya se han pronunciado al respecto, han denunciado públicamente la necesidad de crear un Plan de Regularización de plazas, planificar la funcionarización del personal laboral, la ampliación económica del Fondo Social, continuar con la mejora de la prevención de riesgos laborales o desarrollar el Plan de Igualdad. Asimismo exigen que, al contrario de lo que se está haciendo actualmente, se fomente la promoción interna de forma transparente y conforme a dictámenes exclusivos de profesionalidad y que por tanto se realice la valoración de los puestos de trabajo bajo criterios equitativos.

Estos asuntos, Sr. Junqueras, son los que debe gestionar y solucionar reuniéndose y negociando con las partes implicadas sin convertirlo en un Gran Hermano y, si es posible, sin amenazar tal y como denuncian miembros de la Policía Local que hizo usted con ellos. Porque de lo contrario no solo correrá el riesgo de pasar de ser considerado un político de cercanía a uno de lejanía, sino que además, en breve, se le podrá ir considerando como ex alcalde.